Artrosis

 

 

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad causada por la destrucción del cartílago articular. El cartílago es un tejido firme y elástico que recubre los dos extremos de los huesos que unidos forman la articulación.
Puede aparecer en cualquier articulación del organismo pero generalmente afecta a las articulaciones de los dedos de las manos, las rodillas, las caderas, y la columna cervical y lumbar.
La artrosis se denomina también osteoartrosis, osteoartritis o artropatía degenerativa. Es la enfermedad reumática más frecuente y está entre los tres principales problemas de salud en los países desarrollados.
Puede afectar en más o menos grado a todas las personas por encima de los 55 años.

 

¿Qué causa la artrosis?

El desgaste del cartílago articular se produce por cuestiones genéticas, hereditarias o incluso por razones desconocidas.
Entre los factores que podrían causar la artrosis están:
  • El exceso de peso
  • La edad
  • Las lesiones de las articulaciones
  • Los defectos en la formación de las articulaciones
  • Un defecto genético en el cartílago de la articulación
  • Los uso excesivo de las articulaciones en forma de por ejemplo golpes repetidos en las articulaciones como consecuencia de ciertos trabajos o deportes
  • Una infección o una enfermedad reumática previa

 

 

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis?

Los síntomas de la artrosis van a depender de las articulaciones que están afectas, pero tienen algunas características comunes.
El signo característico de la artrosis es el dolor en la articulación afectada. Además, se puede registrar la inflamación, el engrosamiento y la deformación de las mismas mediante la aparición de nódulos o bultos que se pueden apreciar a simple vista.
Los síntomas comienzan gradualmente y la progresión es lenta. Al principio, el dolor aparece mientras la articulación se mueve y desaparece con el reposo (dolor mecánico), pero con el tiempo y a medida que la artrosis se va haciendo más severa, el dolor es más continuo e intenso.

 

¿Cómo se diagnostica la artrosis?

El diagnóstico de la artrosis es normalmente muy sencillo; se valora la localización y características del dolor. Así pues, la clínica y el examen físico son las claves diagnósticas.
En ocasiones el reumatólogo realizará una serie de pruebas, para confirmar el diagnóstico y dar una idea de la severidad de la enfermedad como aspiración del líquido articular (artrocentesis) y radiografías.

 

¿Cómo se trata la artrosis?

Aunque la artrosis no tiene cura, existen formas de controlarla. Un tratamiento correcto va a depender de la articulación afecta, la severidad de la artrosis, el grado de dolor, las actividades diarias del paciente y la edad.
Se va a tratar de evitar o disminuir el dolor, la pérdida de movilidad y la progresión de la artrosis.
La estrategia de tratamiento va a consistir en una combinación de varios factores:
  • Corrección cuando es posible, de factores desencadenantes o agravantes (por ejemplo, tratar la obesidad).
  • Proteción de las articulaciones: Medidas para evitar las sobrecargas en las articulaciones, que van a depender de la articulación afecta, como por ejemplo evitar movimientos que producen dolor
  • Ejercicios en las articulaciones afectadas o tratamientos con calor y frío   
  • Tratamiento médico: Para limitar las molestias se usan: a) analgésicos como paracetamol asociado o no a codeína, capsaicina que es un analgésico tópico con escasos efectos adversos, b) antiinflamatorios no esteroideos, y c) en algunos casos, puede estar indicada la infiltración local de corticoides.
  • Cirugía: Permite resolver los casos más graves. La intervención quirúrgica depende de varios factores y hay diferentes tipos de intervenciones quirúrgicas:
    • La artrodesis consiste en la fijación de la articulación.
    • La osteotomía es una intervención encaminada a la reorientación de las superficies articulares para lograr restaurar el eje de carga fisiológico de la articulación.
    • Las artroplastias o prótesis, son dispositivos encaminados a sustituir los componentes articulares dañados para conseguir una articulación útil, estable e indolora.

 

¿Qué son las consecuencias?

La falta de un tratamiento adecuado puede provocar la incapacidad funcional y la inmovilidad de la articulación desgastada. En estas circunstancias, es necesario que el paciente se someta a una cirugía para reemplazar el cartílago por una prótesis. Sin embargo, esta intervención es extensa, dolorosa y costosa, y únicamente se puede realizar en las rodillas, los pies y la cadera.

 

¿Padezco de Artrosis, ¿qué debo saber?

  • Algunas personas consideran que si mueven constantemente la articulación desgastada, el problema se puede remediar. Sin embargo, esta práctica solo puede agravar la enfermedad, pues se incrementa el desgaste del cartílago articular.
  • Si usted tiene sobrepeso, es fundamental que se someta a un tratamiento para reducir esos kilitos demás. La cadera, la columna, las rodillas y los pies son las partes del cuerpo más afectadas debido al exceso de peso que tienen que soportar.
  • Si bien la actividad física es recomendable para mantenerse en forma y cuidar la salud; es importante que no se arriesgue a caminar, trotar, bailar, etc., sin antes consultar con su médico. Si el paciente no está acostumbrado a realizar ejercicio regularmente, es mejor que inicie poco a poco; ya que la actividad física repentina y excesiva puede resultar contraproducente.
  • Sea cual sea el área atacada por la artrosis, el especialista le sugerirá un programa de rehabilitación. Es importante que lo cumpla al pie de la letra para que el daño no se vuelva irreparable.
  • Si usted ya superó los 50 años es esencial que se realice un chequeo preventivo, pues está comprobado que la artrosis de la columna muchas veces no produce dolor ni molestias.
  • Cuando una persona padece de artrosis en las rodillas es aconsejable que evite subir y bajar constantemente las escaleras.
  • Igualmente, es probable que su médico le recomiende el uso de un bastón. No se  avergüence y utilícelo siempre que deba caminar. Esta herramienta le ayuda a disminuir la carga que debe soportar la articulación.
  • Las sillas y sillones blandos no son recomendados para los pacientes de artrosis, es preferible recurrir a asientos con respaldo recto y colchones duros.

 

¿Qué es la diferencia entre artrosis y artritis?

Muchas personas tienden a confundir la artrosis con la artritis. Ambas son enfermedades diferentes. La primera consiste en la degeneración de las articulaciones; mientras que la segunda se caracteriza por la inflamación de las mismas.

 

Prevención de artrosis

No hay una prevención directa de la artrosis ya que muchos factores como envejecimiento, sexo o herencia pueden influir. Sin embargo existen unos factores que si pueden ayudar a prevenir la artrosis:
  • Proteger las articulaciones frente a lesiones.
  • Hacer ejercicio.
  • Evitar la obesidad.
  • Evitar actividades con movimientos repetitivos.

 

 

 

Fuentes texto y más información

Lasalud.com:
www.lasalud.com/pacientes/artrosis.htm
NIAMS: www.niams.nih.gov/Portal_En_Espanol/Informacion_de_Salud/Artritis/osteoartritis_ff_espanol.asp

Fuentes imagenes

Diario Ultimas Noticias

 

 

 

Esta información no pretende sustituirse al conocimiento de un profesional de la salud. Constituye un complemento al cuidado proporcionado por su médico. Si Ud. tiene dudas, consulte su médico de cabecera en su centro de salud.