¿Qué se debe enviar a los niños en la lonchera?

 

Al seleccionar los alimentos que los niños llevan de casa para comer en la escuela se debe dar mucha atención.

 

Muchos productos que compramos creyendo que son fáciles de empacar, realmente no son las mejores fuentes alimenticias para nuestros hijos: Evite los alimentos procesados con alto contenido de sal, grasas y azúcar, como donas y galletas y papas fritas, doritos y otras golosinas que los niños prefieren porque los ven anunciados en la televisión.
La mayoría de los productos comestibles que se anuncian en la televisión tienen un alto contenido de azúcar y grasa y no son lo mejor para su niño. Estos pueden darle un aumento súbito de energía a los niños, pero no les proveen muchos nutrientes que les ayude en la escuela.

 

Tampoco dependa de los fiambres como jamón, mortadela y otros embutidos para preparar sándwiches para el almuerzo escolar. Son muy altos en sodio y muchos de estos son hechos a base de grasa como la bolonia; no son más que grasa molida y puesta en forma compacta. El exceso de sodio en estos alimentos se debe a que se usa para preservar los alimentos procesados. De ser posible, sustituya los fiambres con pollo o carnes cocinadas en casa; no sólo ahorrará dinero sino que tendrá la oportunidad de hacer el almuerzo escolar más sano.

 

También podemos añadir a estos sándwiches frutas y verduras. Les podemos poner tomate o rodajas de pimiento y lechuga. O si hacemos sándwiches de atún, se puede agregar apio, pedacitos de manzana etc. Así estamos añadiendo vitaminas y minerales y haciendo este sándwich más nutritivo.

 

Se aconseja además incluir en la lonchera escolar yogur, quesos y frutas secas en bolsitas individuales. Frutas frescas enteras como naranjas, bananas o manzanas son una adición saludable a la alimentación diaria de los niños.

 

La misma atención debe darse a las bebidas que los niños consumen en la escuela. Las gaseosas y otras bebidas con alto contenido de azúcar son una causa principal de sobrepeso infantil y se ha ligado a comportamiento hiperactivo que obstaculiza el aprendizaje en la escuela.
Si quiere poner una bebida dulce en la lonchera de sus hijos, escoja una que sea 100 por ciento jugo y que lo indique claramente la etiqueta.
El agua simple, sin endulzantes ni colorantes, es la mejor alternativa a las gaseosas y otros refrescos embotellados.

 

Además asegurase que los niños no dejen su lonchera expuesta al sol por demasiado tiempo mientras juegan en el área de recreo; los alimentos podrían descomponerse y al comer causarles una intoxicación.